Idioma  

 
Web www.rafaelsanz.org
 



 

ENFERMEDADES INFECCIOSAS DE LA INFANCIA Y LA HOMEOPATÍA

        Pese a la evidente mejoría de las condiciones sociales y sanitarias de nuestra sociedad, con mejores posibilidades de higiene y hábitos alimenticios, así como mayores y más eficaces antibióticos, la lucha contra las infecciones sigue siendo una batalla no concluida.

        Se han superado enfermedades que en otro tiempo supusieron un azote (lepra, sífilis, tuberculosis…), y la mortalidad infantil ha disminuido considerablemente en las últimas décadas.

        Sin embargo, es bastante frecuente encontrar dentro de la pediatría, niños que con demasiada frecuencia padecen infecciones de garganta, oídos, bronquios… Niños que padecen procesos febriles repetitivos que superan con dificultad, que tienen que tomar antibióticos varias veces cada invierno, y esto conlleva una alteración mayor su inmunidad.

        Conforme más bajo está el sistema inmunológico, más infecciones se sufren, y más se precisa el uso de antibióticos, que acaban produciendo a su vez una mayor bajada de defensas. Es un círculo cerrado habitual en muchos niños.

        El antibiótico es un tipo de medicamento realmente extraordinario, que ha salvado probablemente cientos de miles de vidas, quizás millones, desde su aparición e incorporación al arsenal terapéutico.

        Pero no hay que olvidar que, aunque evidentemente la infección se coge por la existencia de microbios, el otro factor determinante es la propia inmunidad. Si nos enfocamos sólo en la lucha contra el microbio a base de antibióticos, y no potenciamos la inmunidad, el problema se volverá a repetir, puesto que el microbio no va a desaparecer del entorno.

        España es uno de los países del mundo donde más indiscriminadamente se toman antibióticos, y también estamos a la cabeza de las resistencias a los mismos (las bacterias mutan, y se hacen resistentes, el antibiótico ya no las mata).

        La Homeopatía es una terapia inofensiva pero fuertemente eficaz que ayuda a modificar la respuesta inmunológica, estimulando los mecanismos defensivos del organismo.

        La Homeopatía suele remontar, en apenas unas pocas semanas, la inmunidad de estos niños que con frecuencia están padeciendo amigdalitis, otitis, bronquiolitis… Mediante unos medicamentos libres de toxicidad, ayuda al organismo en su capacidad curativa.

        La Homeopatía actúa basándose en la capacidad natural que tiene todo organismo para defenderse, y el potencial de dicha capacidad es muy elevado en los niños.